(+34) 620|400|346 info@lalunafotografia.com

Cuando la fotografía pasa de ser una afición a una pasión, y de ahí se convierte también en un negocio, es importante dejar claras las bases de lo que constituirá tu trabajo. Porque al principio todo parece posible, a todo queremos decir que sí y a todo queremos llegar, pero el tiempo y la experiencia enseñan que es necesario tener muy claro cómo vamos a trabajar, cuándo, por cuánto… y sobre todo qué queremos hacer y a quién queremos llegar.

A mí me ha costado más de una caída, desandar camino y volver a empezar, darme cuenta de que al final lo que condiciona cada hora de trabajo y cada “clic” es una motivación interior. Que esa motivación, esa emoción, es la que define mi estilo de mirar, de ser y de trabajar, y conecta con unas personas sí y con otras, no. Vamos, que para gustos colores, que no puedo ni pretendo encantar a todo el mundo, y que de hecho lo mejor que me puede pasar es gustar a las personas que me gustan a mí.

Lo afortunada que soy en mi trabajo no lo mido en ingresos (mejor no, mejo no jajaja!!) sino en lo que soy capaz de transmitir a mis clientes, y en la confianza, el respeto y el cariño que me vienen de vuelta. Que por suerte es mucho.

¿Y cómo son esos clientes? Pues después de intentar categorizarlos y encasillarlos, resulta que no responden a ningún parámetro socioeconómico, estético o geográfico. No son más ricos ni más altos ni más guapos que otros. Son personas que ven algo en mi forma de fotografiar y se ponen en mis manos sin pedir mayores garantías, que llegan a la sesión ilusionados, con ideas y abiertos a lo que surja, dispuestos a mostrarme sus sentimientos, a compartirlos y a emocionarse con sus hijos, a vivir más y a posar menos frente a la cámara. Y cuando les entrego el trabajo final, en el 99% de los casos consigo superar sus expectativas. Son personas con las que me encanta mantener el contacto, que repiten experiencia y me permiten ver crecer a sus bebés, conocer a nuevos miembros de la familia, y considerar que el poco tiempo que paso con ellos les ayudo a construir sus recuerdos. Y algunos hasta se convierten en amigos. Y casi todos me ayudan a ser un poco mejor persona y mejor fotógrafa después de observarles.

Esos son los clientes que quiero. ¿Qué más podría pedir? A todo ellos les doy las gracias hasta el infinito por ayudarme a hacer el camino de LaLuna.

Fotos: parte del reportaje de familia de Nicolás con sus padres, diciembre 2016.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Apúntate a mi lista de amigos

Recibe antes que nadie todo lo nuevo de LaLuna: Ofertas, novedades, sesiones especiales, talleres y muchas sorpresas.

¡Gracias por suscribirte!

Pin It on Pinterest

Share This
error: Este contenido está sujeto a derechos de autor