(+34) 620|400|346 info@lalunafotografia.com
Vivir (en) las fotos de familia

Vivir (en) las fotos de familia

A veces hay que hacer un largo recorrido para llegar a la solución más básica, y despojarnos de todo lo accesorio para descubrir lo que de verdad nos llena. Quizás os parece algo obvio, pero muchas veces los fotógrafos llegamos al límite de la obsesión pensando en cuestiones técnicas, en atrezo, localizaciones o proveedores. La mayoría de nuestro tiempo de trabajo no lo pasamos haciendo fotos, sino inmersos en cuentas, en gestiones con los clientes y las redes sociales, buscando formas de mejorar nuestro negocio, editando… Por suerte, creo que mi evolución profesional me está llevando sin más desvíos a ese “menos es más” recurrente pero que funciona: menos atrezo, menos preparación, menos “humo”; más naturalidad, más emoción, más “esencia”. La emoción es lo que importa. Una imagen tiene que contar una historia, transmitirnos unas sensaciones, y para eso es super importante la vivencia de la sesión de fotos. Muchas veces me he encontrado con padres algo cohibidos antes de empezar la sesión, imagino que porque se enfrentan de forma equivocada a una experiencia desconocida: nervios por salir bien, inseguridad por si los niños no responden como se espera, etc. A veces con la mejor intención “presionamos” al niño durante la sesión para que haga lo que nos gustaría ver cuando lo único que hace falta es que le inspiremos seguridad y ganas de pasarlo bien y que él se muestre como es. No hay una forma correcta o equivocada de comportarse frente a la cámara. Cada niño es único y especial. Nunca me canso de decirlo. Intento que mis sesiones sean una vivencia bonita para toda la familia....
Retratando la preadolescencia: cómo fotografiar a niños a partir de los diez años y disfrutarlo.

Retratando la preadolescencia: cómo fotografiar a niños a partir de los diez años y disfrutarlo.

Como les ha ocurrido a muchos compañeros que se dedican profesionalmente a la fotografía infantil, mis primeros tanteos con una cámara fueron detrás de los pequeños cuerpecillos de mis dos hijos. Todo surgió de una necesidad personal de capturar momentos, de guardar para siempre sus expresiones, sus gestos, sus primeros pasos inseguros que iban al compás de los mío tras el visor. El tiempo fue pasando -cada vez pasa más deprisa, ¿no os parece?- y junto con LaLuna fueron creciendo Lucía y Dani, de bebés a niños pequeños que se comían el mundo a saltos y a risas. Entonces aún era muy fácil hacerles fotos. Nunca se quejaban de verme con la cámara, no tenían inhibiciones ni vergüenza, y hacerles fotos resultonas era fácil y tenía recompensa segura. Esa fue la época de Litel Pipol, un proyecto que iniciamos varios padres y madres fotógrafos con la intención de comprometernos a publicar una foto semanal de nuestros hijos. Fue una etapa preciosa, se crearon lazos especiales entre nosotros y la experiencia me regaló un puñado de fotos que constituyen para mí un verdadero tesoro. Lucía y Dani, entre 2011 y 2014.     Abandoné el proyecto por falta de tiempo y de motivación, aunque ahora me planteo que ese momento coincidió con los casi diez años de Lucía. Ella, siempre tan fotogénica, tan bonita, tan dispuesta a las fotos, empezó a ser menos colaboradora. Cuando protestaba yo me desmotivaba, y cuando podía fotografiarle a conciencia ya no me convencía tanto el resultado. Mi niña crecía a pasos agigantados, y era en las fotos donde más podía notar los cambios. Sin...
De disfrutar, de galletas, saltos, risas y otras cosas que merecen la pena ;)

De disfrutar, de galletas, saltos, risas y otras cosas que merecen la pena ;)

Disfrutar con tu trabajo es que te den carta blanca para hacer las fotos que quieras; que sepas que ellos entienen el mismo lenguaje visual y confían en tu criterio para guardar sus recuerdos. Disfrutar haciendo fotos es que al otro lado de la cámara tengas a dos niños espectaculares, no de guapos -que también- sino de creativos, ocurrentes y divertidos, que es como deben ser los niños, en las fotos como en la vida real. Y que se note el cariño de unos hacia otros, que de eso van las fotos de familia, o no? Disfrutar después de la sesión es que las fotos te saquen una sonrisa al llegar al estudio y revisarlas, y confirmar después con ellos que se quedarán con todas porque no pueden descartar ninguna. Disfrutar y darle sentido a todo esto es tener el convencimiento de que estas imágenes aún ganarán valor con el paso del tiempo, y pensar si Jimena y Olmo de mayores recordarán a los niños de estas fotos, si recordarán ese abrazo, esas galletas, esos calcetines, ese salto o de qué se reían en ese preciso momento. Y ahora que alguien me diga que esto no merece mucho la pena ; ) Gracias, como siempre, a Loreto y Pedro por dejarme compartir (y difrutarlo)....
El sentido de las fotos de recién nacidos (sesiones newborn)

El sentido de las fotos de recién nacidos (sesiones newborn)

Será la edad (ejem! la experiencia, quiero decir); o una reflexión totalmente personal sobre el sentido de la fotografía; o el ejercicio de pensar cómo se verán estas fotos con el paso de los años; o la saturación de imágenes tan parecidas, poses, atrezos, tutoriales aquí y allá para perfeccionar una postura, conseguir una técnica de 10… El caso es que mientras edito una sesión newborn me ha dado por pensar que cada vez se me hace más raro colocar a los bebés, esperar a que se duerman para empezar a trabajar, volverme loca para dejar perfectamente posicionada una mano o crear pieles de porcelana al editar. Y es que a mí lo que me sale es achuchar al bebé, observarlo para conocer cómo se siente mejor; disfrutar (ad)mirándolo, despierto o dormido, con su cuerpo perfecto y a la vez lleno de imperfecciones, pliegues, manchas o gestos que lo hacen único ya desde que nace. Del nacimiento del pelo a la forma en que curvan los dedos de los pies, cada bebé es diferente. Lo que me gusta es seguir su ritmo y dejarme sorprender por lo que me ofrece al otro lado del visor de la cámara. No provocar, sino encontrar, porque no es cierto que los recién nacidos parezcan todos iguales, así que no hay que retratarlos igual. Lo que me chifla es ver al bebé en brazos de sus padres, compartir esa ternura tan mezclada con agotamiento y adoración de los primeros días. Y quiero creer que esos sentimientos serán los que prevalezcan y los que la familia querrá recordar al volver a ver las fotos,...
Navidad en LaLuna

Navidad en LaLuna

Las sesiones de fotos de Navidad este año han traído a LaLuna una locura de niños, caos, improvisación y accidentes varios en renos, ardillas y bolas. Pero también lo han llenado todo de risas, de acabar por el suelo niños, padres, asistente y fotógrafa, de miradas dulces y de besos a cambio de chocolate al acabar, y de abrazos agradecidos al entregar las fotos… Reconozco que es una campaña agotadora física y mentalmente, que cuando la termino de lo último que tengo ganas es de decorar mi propia casa para Navidad, pero cuando veo los pedidos de cuadros, fotos, adornos y tarjetas de felicitación, y vuelvo a ver las fotos pasados unos días, me alegro mucho de haberlo hecho un año más. Os dejo con algunas de estas fotos. Desde luego no están todos los que son porque han pasado por delante de nuestro árbol de Navidad más de treinta familias, pero son una muestra de la inocencia y la alegría que los niños son capaces de contagiar. Y más aún en Navidad.   Felices fiestas a todos y gracias por compartir!...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest

error: Este contenido está sujeto a derechos de autor